Compartir

‘low cost’ han conquistado el mercado de las compañías aéreas y conseguir un billete barato se ha convertido en algo prioritario, sobre todo entre los más jóvenes. Sin embargo, ¿si se pagase un billete en clase turista y se consiguiera cambiar por otro de una categoría superior sin coste adicional?

A simple vista, parece complicado que una aerolínea cambie un billete de clase turista por uno de primera clase o ‘business’, pero no es imposible. Eso sí, para lograrlo hay que seguir al pie del letra las siguientes pautas que subraya el director general en Reino Unido de jetcost.es, Fabio Passalacqua, recogidas por Europa Press.

1. Preguntar a la agencia de viajes cuando se haga la reserva.

Los agentes de viajes pueden tener acceso a ofertas interesantes, e incluso a mejoras gratuitas para sus clientes, que pueden aplicar con el objetivo de satisfacer al cliente y alcanzar sus objetivos de ventas. Además, así uno se puede asegurar que por el precio establecido no se puede encontrar nada mejor.

2. Elegancia, discreción, educación y oportunismo

En esta ocasión, la primera impresión si importa, por ello, vestir con ropa discreta y elegante, así como no llamar la atención, es clave para lograr el favor de la compañía. Ir vestido con pantalones cortos, vaqueros, deportivas o sandalias disminuye de forma considerable las opciones de ser los elegidos para cambiar de clase turista a primera, explica Passalacqua (hay que tener en cuenta que algunas aerolíneas cuentan con un código de vestimenta específico para viajar en su clase ‘premium’).

Además, es importante ser educado, amable y permanecer sonriente durante la espera y el embarque. Causar buena sensación a los empleados de la aerolínea es esencial para poder tener una situación favorable durante el ‘check-in’, momento perfecto para preguntar y recibir una respuesta positiva.

Discreción. Si otro viajero se entera de que alguien que ha pagado lo mismo que él será trasladado a la clase ‘business’, podría sentirse agraviado y provocar un conflicto con la tripulación. La aerolínea tratará de evitar esta situación incómoda escogiendo entre los pasajeros al que les parezca más discreto.

3. Viajar en un vuelo completo

Al escoger un vuelo lo más lleno posible, si la compañía necesita seguir vendiendo billetes, seguramente lo hará aumentando la oferta de clase turista (que son billetes más fáciles de vender). Por tanto, recolocará a los pasajeros que han comprado un billete de turista en asientos de clase ‘business’ y liberando espacio en la zona más barata para seguir vendiendo plazas en la misma.

Así, la compañía se asegurará de llenar el avión y obtendrá un beneficio mayor a la vez que fidelizará al viajero premiado con el aumento, quien a parte de sentirse agradecido les servirá de altavoz al compartir su grata experiencia en redes sociales o con sus amigos.

4. Si hay ‘overbooking’, ofrecer el asiento

Los casos en los que un vuelo tiene ‘overbooking’ suelen ser excepcionales. Pero en el caso en el que la compañía se haya sobrepasado en la venta de billetes y se vea en la obligación de recolocar a pasajeros en otros vuelos, el viajero afectado se verá generalmente favorecido en su siguiente trayecto.

Lo normal es que al reubicar a un pasajero, la aerolínea le ofrezca todo tipo de comodidades, como cambiar su asiento por uno de primera clase o ‘business’ y ofrecerle las mejores salas de esperas y atención personalizada.Si se está dispuesto a esperar y no se tiene prisa por llegar al destino, ofrecerse voluntario para esperar al siguiente vuelo puede ser la oportunidad de oro para conseguir un pase directo a la clase ‘premium’.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here